Cacao

Cacao es un juego de colocación de losetas para 2 a 4 jugadores, con una duración máxima aproximada de unos 45 minutos salvo un exceso de análisis-parálisis, ya que el juego se desarrolla en un máximo de 11 rondas para 2 jugadores, y de 10 rondas para 3 o 4 jugadores. Esto ya nos gusta porque nos permite conocer y medir bien los tiempos del juego, y es fácil animar a nuestros amigos a jugar una partidita rápida si además les decimos que ha sido elegido como juego recomendado por el prestigioso premio Spiel des Jahres 2015.

Cada jugador representa al jefe de una tribu que debe enviar a sus hombres a explorar la selva para obtener riquezas a través de la recolección y venta del cacao, el alimento de los dioses, y otras acciones de no menos interés como la excavación en minas, el acopio de agua, la obtención de piedras solares o la adoración de los dioses en los sagrados templos.

Los componentes del juego son de buena calidad: 44 Losetas de Trabajadores, 4 Portadores de Agua, 28 Losetas de Jungla, 4 Tableros de Poblado, 48 Monedas, 12 Fichas de Sol, 20 Frutos de Cacao de Madera e Instrucciones. La caja viene con un inserto en el que encajan perfectamente todas las piezas, una delicia para los amantes del orden. Os dejamos un video de unboxing de la web http://www.todosalamesaajugar.es

¿En qué consiste el juego? ¿Tiene algún parecido con el clásico por excelencia en los juegos de colocación de losetas?

A la segunda pregunta os diría que sí y no. Sí puesto que consiste en colocación de losetas con trabajadores que nos conceden recompensas, y no porque el juego tiene una mecánica y desarrollo propios que lo diferencian del afamado Carcassonne por muchos motivos que iré puntualizando a lo largo de esta reseña.

El juego consiste en conseguir a través de la colocación de las losetas de trabajadores, el máximo número de monedas de oro posible a través las distintas acciones que estos trabajadores pueden realizar: 1) Recolección de cacao 2) Venta de Cacao 3) Obtención de riquezas de las minas 4) Acopio de agua de los cenotes 5) Obtención de piedras solares 6) Adoración de los dioses en los templos. El jugador que más monedas de oro tenga al final de la partida será el ganador, así que no os despistéis con el comercio que hay más áreas que cubrir.

A diferencia de Carcassonne, al colocar la loseta no colocamos ningún meeple pues vienen directamente dibujados en los laterales de ésta, y al contacto de un lateral de nuestra loseta de trabajadores con otra loseta de selva los trabajadores se van a activar por una sola vez para realizar la acción que la loseta de selva permita.

La selva se va descubriendo a lo largo de la partida conforme se van colocando losetas de trabajadores, de forma que el tablero se va formando a modo de damero, en el que las losetas de trabajadores representarían un color y las de selva otro. Ahora os lo explicamos con más detalle con algunas imágenes.

En cuanto a la mecánica, es bien sencilla una vez que has colocado en su posición de inicio todos los elementos del juego y llevas a cabo un turno completo. Cada jugador tiene su pila de losetas de trabajadores, de las cuales tiene 3 en mano para colocar en su turno una de ellas, obteniendo las recompensas correspondientes a los trabajadores activados, y robando al final de su turno una nueva loseta para completar su mano de tres. Cada vez que se coloca una loseta de trabajadores, se completarán los espacios vacíos entre dos o más losetas de trabajadores con las losetas de selva que están bocarriba, y todos los trabajadores adyacentes a estas losetas de selva se activarán obteniendo sus recompensas o realizando acciones permitidas (venta de Cacao por ejemplo), tanto los del jugador que juega su turno como los de otros jugadores. Al final del turno, se vuelven a colocar hasta dos losetas de mesa bocarriba en la mesa. Así sucesivamente hasta que todos los jugadores han colocado todas sus losetas de trabajadores, momento en el que finaliza el juego y se cuenta el oro que ha acumulado cada jugador.

En mi opinión, es un juego fresco y sencillo que incorpora una vuelta de tuerca a una mecánica conocida, con un planteamiento interesante en el que en cada turno nos hará pensar cuál es nuestra mejor opción de juego para obtener la máxima recompensa, sopesando sus efectos inmediatos, las posibles acciones de los demás jugadores, o estrategias de puntuación de cara al final de la partida. La interacción con los demás jugadores tiene su punto de equilibrio que puede verse desplazado en ciertos momentos por acciones arbitrarias o estrategias de bloqueo hacia el jugador que vaya en cabeza, aunque después de varias partidas a dos y tres jugadores creo que la tónica general va a ser más constructiva y de aprovechar oportunidades que de bloqueo a otros jugadores. En definitiva, un juego constructivo que nos hará pensar mucho o poco, pero que nos hará pasar en cualquier caso un buen rato por lo que lo consideramos muy recomendable dado además su asequible precio (22-25 €).

¡A jugar!

Anuncios